La Receta Secreta del Éxito: Coronel Sanders

La Receta Secreta del Éxito: Coronel Sanders

En los tiempos actuales somos testigos de cómo jóvenes emprendedores han alcanzado fama mundial y cantidades excéntricas de dinero creando nuevas formas de comunicación, el creador de Facebook, el actual hombre más rico del mundo dueño de Amazon e interminables historias de este tipo, historias en donde el éxito pareciera llegar a temprana edad siempre y que hace pensar a todos que existe un lapso para al alcanzar los sueños. Sin embargo existe un ejemplo muy claro que muy pocos recordamos, un ejemplo de que nunca es tarde y el momento de triunfo puede llegar cuando menos lo esperamos. Harland David Sanders cumplió el sueño de muchos casi a los ochenta años de edad.

Probablemente a primera instancia el nombre de esta persona no te remita al caso de un logro famoso, pero seguro sabrás de quién estamos hablando, si te digo que me refiero al creador de la famosa cadena de comida rápida Kentucky Fried Chicken (KFC).

Una Vida Difícil Antes De La Llegada Del Éxito

Sanders perdió a su papá con tan sólo 5 años, lo que significó no sólo el dolor de una pérdida de ese tamaño sino el comenzar a madurar como persona más rápido, sin desearlo ni esperarlo se tuvo que convertir en un adulto que se encargara de su familia. Esa fue una de las razones por las que el famoso coronel tuvo que enseñarse a cocinar desde temprana edad.

Cuando cumplió 12 años abandonó finalmente sus estudios con la finalidad de adentrarse de lleno al trabajo, su familia contaba con un granja en donde comenzó a trabajar, sin embargo fue poco el tiempo que estuvo en la granja pues el hombre con el que su mamá se había casado era demasiado violento. Poco después de cumplir sus primeros quince años de vida se inscribió en el Ejercito de los Estados Unidos haciendo uso de un documento de certificación falsa.

Como parte de su entrenamiento militar pasó un buen tiempo en Cuba. Después de abandonar la isla intentó muchísimas formas de ganarse la vida, vendedor de seguros, comerciante, granjero, pero nunca logró destacar ni mantenerse de ninguno de esos empleos, hasta que un día decidió seguir su pasión, siempre le había encantado la cocina.

Resultado de imagen para coronel sanders

El Inicio Del Sueño

En 1929, casi por cumplir los 40 años de edad, comenzó a vender pollo frito en el paso de una carretera a las afueras de Corbin, una ciudad del estado de Kentucky. Se sentía bastante cómodo con la venta de su pollo, atendiendo y cocinando directamente. Su dama fue creciendo rápidamente, decían que el sabor de la receta de su pollo era particularmente bueno. Fue así como a los pocos años de comenzar su negocio de pollos se ganó el título de Coronel en 1935, un nombramiento a las figuras especiales que se las daba en Kentucky. Su exito a las afueras de la ciudad le permitió a abrir su propio restaurante en donde seguía vendiendo su famosa receta, la fama del sabor llegó a  ser tan grande que tuvo a bien a patentar la receta en la que usaba unas 11 especias y hierbas. En estos días su primer famoso restaurante es un museo en su nombre, el conocido Harland Sanders Café and Museum.

Sin embargo lo que parecía ser una racha de éxito que no se detendría tomó un mal giro inesperado, años posteriores a que patentara su receta comenzaron a construir una carretera alterna lo que hizo que el trafico que significaban sus ventas se fuera por otro lado causando el inminente quiebre de recién nacida empresa.

Pero no nos queda duda de que por las venas de Sanders corría la sangre de un emprendedor, poco después del fracaso de su restaurante logró salir adelante. Ya con 60 años de edad logró vender el lugar por unos 75 mil dólares y siguió con su idea de cocinar pollo y venderlo por todo el país, de nuevo logró llegar al éxito, esta vez de la mano de las franquicias a las que había llamado Kentucky Fried Chicken, en aquel tiempo solo le pagaban 5 centavos por cada pollo con su receta que se vendía. Fue así como en 1952 se abrió el primer restaurante exclusivamente para a venta de esta receta, era el inicio de muchos restaurantes más.

El coronel llegó a los 74 años edad con la venta de su franquicia a un grupo inversor por dos millones de dólares que en aquel tiempo eran una verdadera fortuna, además de pagarle de por vida por el uso de su imagen en los restaurantes. A los ochenta años de edad dejo la dirección de la millonaria empresa para centrarse en un pequeño restaurante que había puesto junto con su esposa, sin embargo su imagen siempre se siguió y se seguiría usando.

Paralelamente a esto, en 1968 Sanders abrió un restaurante en Shelbyville llamado Claudia Sander’s Dinner House (Claudia, por su segunda esposa) y en 1970 cuando ya tenía 80 años, dejó el consejo de dirección de KFC. Sin embargo, siguió siendo la imagen publicitaria.

El coronel murió a los 90 años, un 16 de diciembre de 1980. Hoy su imagen sigue estando en el logo de KFC y la hoja original con su receta secreta escrita a mano y firmada por él, se encuentra en una caja fuerte de un local de KFC en Louisville (Kentucky), donde sólo dos ejecutivos -cuyos nombres jamás se han revelado- tienen acceso.

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *